Hola Mundo, así comienza este blog, hace ya un mes mas o menos, el día que vió por primera vez la luz y atendiendo a esa luz y a la necesidad de eficiencia energética, aquí estoy yo “el becario”,

¿Que es la consultoría sin un becario? Una quimera, no es consultora ni merece el nombre,

nosotros los becarios, esos individuos anomimos, sin nomina, sin vacaciones, por no tener a veces ni tan siquiera recuerdan nuestro nombre, aunque eso sí esta la más famosa de las Becarias, la que se lo hizo con el señor Clinton.

Bueno, como os comentaba al resto de becarios anodinos, absortos en las miles de consultoras, en las cuales somos imprescindibles, aunque nos convierten en prescindibles o en imperdibles, sueltos y sin sueldos.

Yo, el becario, escribo en este blog para mi jefe, el BOSS,  y como lo leerá y supongo que el seria becario anodino como yo, reivindico nuestro papel de imprescindible y por tanto de visible, visible en los proyectos y por tanto en el reparto de derechos.

En fin, un becario en la consultoría……….