Enhorabuena a todos y todas, somos la masa crítica, esa masa de gente, la generación mejor formada académicamente de la historia de España, es decir la masa crítica.

Somos pues la masa crítica peor pagada, la que más horas echa por menos, la más deseada por las hipotecas, la que más practicas y master ha hecho y tiene que hacer, es decir la masa crítica.

Seguimos siendo la masa crítica, la que tenemos que empezar a probar suerte en otros países del entorno (donde se nos valora mejor), tampoco es una historia tan lejana, anteriormente lo hicieron nuestros abuelos, es decir, siempre la masa crítica (repásese la historia de España).

y mientras oigo y veo en las grandes tribunas a unos y otros, de un partido y del otro con sus grandes buches de pavos, vociferando que la culpa es de uno y no del otro, que tus has sido que fuiste tú, y así un día tras otro, la frase es siempre la misma “yo hoy prometo, no y yo prometo más ……..”

y mientras la masa crítica, la que esta formada por los miles de universitarios en busca de su DORADO y las pequeñas empresas en busca de su ÍTACA, caminan en silencio porque son educados, porque son la masa crítica.

Si volvemos la física de la ecuación:    P=m*g                      despejando obtenemos que

masa= peso/ gravedad

deducimos que la masa crítica ha de aguantar el peso de los ineptos de los que vociferan para no decir nada y lo peor para no hacer nada, pero además esta variable hay que dividirla por la gravedad, la de los acontecimientos, la de aquellos que dicen que hacen y no hacen, la de los que solo critican, es decir, la de los que incrementan de forma exponencial el buche y la barriga.

el resultado de dicha formula es que a medida que el peso y la gravedad aumentan la masa tiende a 1, y entre 0 y 1 la masa crítica tiende a marcharse, esos sí, silenciosamente como lo han hecho todos a lo largo de la historia.

gracias por ser de la masa crítica, esa masa que aguanta impasible lo que le echan, es decir, la que tiende entre valores entre el cero y el uno, en definitiva la única a la que le quedan valores.