El prototipo aprovecha los fuertes vientos de hasta 350 metros de altura para producir más del doble de la potencia de los aerogeneradores tradicionales