Ideas para paliar el cambio climático:

CIUDAD DE MÉXICO (05/ENE/2013).- Los bosques urbanos y todas las áreas verdes que forman parte del paisaje citadino constituirán una medida estratégica que podrá hacernos menos vulnerables como organismos, población o comunidad ante los escenarios de golpes de calor y la disminución de agua a los que nos enfrentamos con el cambio climático.

Así se hace el planteamiento en el artículo Bosques urbanos para enfriar las ciudades, revelado en la revista Ciencia, una publicación de la Academia Mexicana de Ciencias, autoría de Arturo Curiel Ballesteros y Josué Díaz Vázquez.

Dejaron claro que no es momento de dudar sobre la existencia o no del fenómeno (el cambio climático), sino de pensar en aquellas medidas que nos harán menos vulnerables a sus efectos.

“Las ciudades en México, en sus condiciones actuales, están lejos de ofrecer seguridad ante el cambio climático, al ser asentamientos que presentan un alto grado de vulnerabilidad”.

Uno de los componentes que proporcionarán bienestar en los ambientes urbanos, explicaron, son los servicios de ecosistemas representados en las ciudades por los parques públicos.

Son “espacios únicos en la metrópoli donde el agua de lluvia puede absorberse sin escurrir, evitando inundaciones; que regulan la temperatura. También disminuyen la exposición a los contaminantes atmosféricos”.

Los bosques urbanos, junto con los parques públicos, tienen capacidad para atenuar las altas temperaturas de las ciudades. Esto se relaciona “directamente con las hojas verdes de las plantas, que tienen un mayor efecto de reflejar la luz solar (albedo) que el asfalto y por ello ayudan a enfriar el ambiente, además del efecto de su sombra”.

Otros efectos positivos de los bosques urbanos son los relacionados con las inundaciones, pues tienen una gran capacidad de infiltración del agua pluvial; también pueden tamizar y filtrar el aire de las partículas suspendidas y dióxido de carbono; además del bienestar que proporcionan a la población.