Activistas de Ocean Rebellion protestan frente a la sede de la OMI en Londres en octubre de 2020. Fotografía: Barcroft Media / Getty Images

Los representantes de la industria naviera, respaldados por varios países, han presentado una propuesta a la ONU para cobrar un impuesto relacionado con el clima a los combustibles fósiles utilizados por el transporte marítimo internacional por primera vez.

Sin embargo, a los activistas climáticos les preocupa que el impuesto sea demasiado pequeño y distraiga la atención de formas más efectivas de reducir el dióxido de carbono del transporte marítimo , que es un problema creciente.

El impuesto propuesto , de 2$ (1,68€) por tonelada de combustible utilizado por los barcos, recaudaría alrededor de 5 mil millones de dólares durante la próxima década para financiar la investigación y el desarrollo de barcos con cero emisiones de carbono. Fue presentado el miércoles a la Organización Marítima Internacional (OMI), el organismo de la ONU que gobierna el transporte marítimo mundial, por la Cámara Naviera Internacional y varios otros representantes de la industria, y cuenta con el respaldo de nueve gobiernos.

Guy Platten, el secretario general de la Cámara Naviera Internacional, dijo que el impuesto permitiría un “moonshot” (expresión anglosajona usada para definir una acción muy ambiciosa) al producir fondos para construir prototipos de barcos o la infraestructura necesaria para suministrar energía baja en carbono a los barcos. Existen graves dificultades logísticas con la descarbonización del transporte marítimo: un barco eléctrico, por ejemplo, requeriría el equivalente a 10.000 baterías Tesla al día para cruzar el Atlántico. El hidrógeno es otro combustible propuesto , pero Platten dijo que, según las estimaciones actuales, se necesitaría el 60% de la generación de energía renovable del mundo para producir suficiente hidrógeno para impulsar el transporte marítimo.

“Queremos demostrarle a la sociedad en general que el transporte marítimo tiene un compromiso de cero emisiones netas”, dijo Platten. “Esto proporcionaría fondos importantes para utilizar para llegar a cero neto lo más rápido posible”.

Los nueve países, que representan alrededor del 40% del tonelaje mundial de buques mercantes, que se han inscrito para patrocinar la propuesta en la OMI son Grecia, Japón, Suiza, Singapur, Malta, Nigeria, Liberia, Georgia y Palau.

Los expertos ecológicos dijeron que la propuesta distraería la atención de las iniciativas que tendrían un impacto mucho mayor en las emisiones del transporte marítimo .

“Los países no deben suscribirse a esto”, dijo Aoife O’Leary, directora del Fondo de Defensa Ambiental. “Esta es una medida muy pequeña y es muy poco y demasiado tarde. Hay otras opciones mejores, si la industria del transporte marítimo quiere ser realmente ambiciosa”.

Dijo que varios de los países que respaldaron las propuestas eran “registros de bandera”, que ganan dinero al otorgar licencias a embarcaciones que son de propiedad extranjera o administradas por extranjeros, y que tienen un historial de resistencia a la regulación.

Faig Abbasov, director de transporte marítimo de Transporte y Medio Ambiente, dijo que muchas compañías navieras ya estaban invirtiendo en investigación y desarrollo . Él contrastó los planes con lo que dijo que eran propuestas más efectivas de la UE para incluir el transporte marítimo dentro de su esquema de comercio de emisiones, y propuestas que se presentarán a la OMI para un impuesto global sobre el carbono sobre el transporte marítimo.

“Este impuesto no es lo suficientemente grande como para cambiar el comportamiento”, dijo. “La industria está tratando de usar esto como una excusa para descarrilar los esfuerzos para incluir el transporte marítimo en el esquema de comercio de emisiones de la UE. Hay otras propuestas genuinas de precios del carbono que podrían presentarse a la OMI, pero al tratar de adelantarse a ellas, la industria está reduciendo el ancho de banda disponible en la OMI para enfocarse en las otras propuestas “.

La OMI ha pasado más de una década discutiendo formas de reducir las emisiones, con pocos resultados tangibles. En 2018, la agencia de la ONU adoptó el objetivo de reducir la intensidad de las emisiones del transporte marítimo en un 40% en comparación con los niveles de 2008 para 2030, y reducir a la mitad las emisiones totales para 2050. Sin embargo, hasta ahora no existe una forma acordada de lograr el objetivo.

Noticia extraída de: theguardian.com