“Probablemente no vamos a cumplir nuestro objetivo de reducir la deforestación en un 10%”, confesó el vicepresidente de Brasil, ya que los primeros datos en tiempo real parecen mostrar que la deforestación aumentó en un 17% en el primer semestre del año. 2021 en comparación con el año anterior.

Desde agosto de 2019 hasta julio de 2020, más de 10,800 km2 de bosque fueron deforestados en la Amazonía. Fuente imagen: pixabay/berevon

La meta no se logrará. Brasil, que pretendía reducir la deforestación de la selva amazónica en su territorio en un 10% durante el período de referencia agosto de 2020-julio de 2021, no tendrá éxito. Esta admisión de fracaso fue hecha el lunes por el vicepresidente brasileño, Hamilton Mourao.

Los datos oficiales sobre la deforestación durante el ciclo de agosto a julio, recopilados por el sistema Prodes del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), no se conocerán hasta noviembre. Pero otro sistema de cálculo del INPE, el Deter, que publica datos preliminares en tiempo real, muestra que el área deforestada en la Amazonía aumentó un 17% en el primer semestre de 2021 en comparación con 2020.

Esta situación se produce a pesar del despliegue del ejército para intentar reprimir la deforestación ilegal, que afecta a casi toda la Amazonía. En junio, la deforestación rompió un cuarto récord mensual consecutivo desde el establecimiento del Deter en 2015, con no menos de 1.062 km2 deforestados, una cifra preocupante para este mes que marca el inicio de la estación seca.

Menos incendios, pero “lo peor está por venir”

El vicepresidente Hamilton Mourao, sin embargo, subrayó la caída del 27% en el número de incendios identificados por el INPE en julio en comparación con el mismo mes del año pasado. Según él, esta reducción se debe a las “medidas puestas en marcha” por parte del gobierno, por lo que recomienda “seguir desplegando el ejército” para luchar también contra estos incendios.

Pero Cristiane Mazzetti, de la filial brasileña de Greenpeace, teme que el número de incendios forestales aumente nuevamente en los próximos meses “cuando la vegetación de las áreas recientemente deforestadas sea más seca y susceptible de ser quemada ilegalmente”. Además, el grupo ambiental añadía que las agencias gubernamentales de monitoreo ambiental se han debilitado, “especialmente por los recortes presupuestarios”, y una de las prioridades del Parlamento es aprobar leyes que podrían provocar más destrucción ambiental “.

El presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro se comprometió recientemente con la comunidad internacional a eliminar la deforestación ilegal en Brasil para 2030, sin anunciar medidas concretas para lograr este objetivo.

#Cambioclimático #Contaminación #Estudiodeimpactoambiental #Medioambiente #Consultoraambiental #fotovoltaico #vigilanciaambiental #energíasrenovables #plantasolarfotovoltaica #energíasolar #transiciónenergética #energíaeólica #parqueseólicos #deforestación #selvaamazónica #brasil

Fuente noticia: estrepublicain.fr