El sector energético está viviendo una profunda transformación, con el objetivo de minimizar los efectos negativos del cambio climático y conseguir una aprovechamiento eficiente de los recursos naturales. En el caso de España, dicha transformación se inició a principios del s. XXI con la entrada en vigor del protocolo de Kioto, y se ha visto posteriormente acelerada por el Acuerdo de París (2015) y las estrategias de descarbonización a 2030 de la UE.

Según se indica en el PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima), entre las distintas tecnologías renovables, se observa que son las tecnologías eólica y solar fotovoltaica las que crecerán de manera más pronunciada, compensando la reducción de la generación fósil, y de la generación hidráulica, que mantiene prácticamente constante su potencia instalada aunque reduce su cuota de participación en el sistema eléctrico nacional

Ilustración 1. Evolución potencia renovable instalada 2019-2030.. Fuente: Asociación de Empresas de Energías Renovables

En este contexto de gran incremento y participación de la generación eléctrica renovable, adquiere especial relevancia la posibilidad de desarrollar instalaciones híbridas renovables.  La hibridación renovable constituye una solución tecnológica que no solo facilitaría de una manera más eficiente la integración masiva de renovables en el sistema eléctrico prevista para 2030, sino que también permitiría a las compañías generadoras optimizar el aprovechamiento de sus puntos de conexión y permisos de acceso a la red.

En este caso nos vamos a centrar en la hibridación de energía fotovoltáica y eólica. Ya que, aunque ambas tecnologías se basan en recursos renovables no gestionables, sus perfiles de generación presentan una buena complementariedad tanto a escala horaria como a escala mensual

Actualmente ya existen proyectos híbridos de eólica y fotovoltaica en operación en países como Australia, India, EEUU y China, muchos de ellos incorporando sistemas de almacenamiento. De la misma forma, existen proyectos híbridos a nivel europeo, ya sea en construcción o en operación.

Ilustración 2. Proyectos híbridos internacionales. Fuente: elaboración propia a través de información obtenida de Asociación de Empresas de Energías Renovables

En este contexto encontramos una empresa española, Iberdrola, que ha iniciado la puesta en marcha en Australia de su primer proyecto híbrido eólico y solar en el mundo, “Port Augusta”. Esta instalación, ubicada en el estado de Australia Meridional, combina 210 MW eólicos con 107 MW fotovoltaicos y ha supuesto una inversión de 500 millones de dólares australianos.

 En total estará integrado por 50 aerogeneradores y 250.000 paneles solares con los que Iberdrobla estima evitar la emisión a la atmósfera de 400.000 toneladas de CO2 al año y ser capaz de generar energía limpia suficiente para abastecer la demanda equivalente al consumo de 180.000 hogares australianos.

Ilustración 3. Proyecto Port Augusta en Australia Meridional. Fuente: Iberdrola

Sfera Proyecto Ambiental elabora estudios de impacto ambiental y estudios arqueológicos para proyectos renovables: parques eólicos y plantas solares en toda España, especialmente en Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Madrid, Comunidad Valenciana, Aragón, Cataluña y Extremadura.

Noticia recopilada de APPA Renovables – Asociación de Empresas de Energías Renovables https://www.appa.es/wp-content/uploads/2021/04/APPA-Renovables-Everis-Hibridacion-en-la-Generacion-Renovable_vf.pdf y de https://www.energias-renovables.com/eolica/iberdrola-pone-en-marcha-su-primera-planta-20221021

Contaminación #Medioambiente #fotovoltaica #vigilanciaambiental #energíasrenovables #plantasolarfotovoltaica #energíasolar #transiciónenergética #energíaeólica #parqueseólicos